This document represents the foundation of our political program created over numerous commissions and assemblies. We understand politics to be participatory and therefore the document will be continuously evolving.

Do you have an amendment?

On 11 April we will ratify a base document of our program that we will open to public discussion. So if you have participated in our assemblies and are in agreement with our project, you can send amendments or proposals to programa@cambiemosorihuela.org

Use This Form

BASE PROGRAMME PROPOSAL FOR  CAMBIEMOS ORIHUELA AND A PARTICIPATORY AND DEMOCRATIC GOVERNMENT .

1. What type of programme are we pursuing?

We are a new political tool, a citizen’s movement resulting from the convergence of different organisations and persons that share a vision of transforming politics to change our city.

At the core of this initiative is citizen participation and the reshaping of democracy. For many years, the persons controlling government institutions defined democracy as a simple electoral process, devoid of content, and where citizen involvement was essentially nonexistent.

We see this as one of the problems that made it easier for government to be taken over by the political and economic interests serving only a few. It was at a great consequence to our city with the development of a network of corruption dominated by political mafia and tyrants that today threaten to return. Therefore, one of the cornerstones of this new initiative is not only to change what government does but how it does it. We want to make different policies, but more importantly, we want to do so in a different way- more democratic and participative. Govern by asking and move forward through compliance.

Thus, it would be dishonest to make a program under classical terms of offering specific solutions to social problems of Orihuela. They are due to various reasons. On the one hand, it would be contradictory to fight for a participative government while offering a battery of predetermined solutions. We do not want to be the solution to all of the problems; instead we want to build a government where citizens participate to generate democratic solutions. We do not want a program that decides for the people but rather one that allows for participative decision-making. On the other hand, all governments face limitations, difficulties, and obstacles that, in many cases, are impossible to overcome. We do not want, as traditional parties have done up to today, to offer magical solutions that later, once in office, are not so simple to implement. We are aware that governing involves taking on inconsistencies and limitations, and, instead of offering up fanciful prescribed solutions, we want the public to take part in governing. We want to reduce the separation between the people and government in order to face the limitations and challenges together to transform our city. We want a democratic government where we can make use of, when necessary, everyone’s political enthusiasm and creativity necessary to overcome the challenges we face.

Our program then is based on certain government commitments. Indicating where we want to go and having confidence the road will be built collectively. Along with our general commitments, we also provide some specific measures that we believe constitute the minimum policies necessary to build a government that is more economically sovereign, democratically participatory, and socially transformative.

Programa Base Cambiemos Orihuela

2. Government commitments, a new way of understanding the municipal government.

2.1 PARTICIPATION, DEMOCRACY, TRANSPARENCY.

Democracy is much more that voting every four years. It is opening it to the will of the people. It is participating in the everyday operations of government.  It is not the relinquishing of power but rather making it a collective asset. In this time of crisis, our city halls can not continue operating as businesses. It is necessary to return to the premise that “democracy begins locally” and for this to happen, public participation is necessary . That is the focal point of our proposal. We understand to guarantee that a few concrete basic measures need to be carried out to reinvent democracy at the municipal level.

  1. Development of participatory budgeting. Guarantee citizen participation in municipal budgeting.
  2. Establishment of control, participation and oversight mechanisms of the municipal government. Each council member will have a Participatory Citizen’s Council where private individuals, associations or collectives can participate.
  3. Drafting of Citizen Participation Rules that govern among other things, the use of participatory mechanisms such as municipal referendums (existing in established laws set for local governing) and other processes developed by local government (polls, non-binding advisement, and community questionnaires).
  4. Development of Plenary Operating Rules, which, among other things, facilitate the attendance and participation of citizens.
  5. Democratic election in each of the surrounding areas, of a proportional and representative citizen council where the chairperson thereof shall replace the prior figure of area mayor.
  6. Elimination of free designation of advisers and personal staff. In its place, each council member will be served by their Participatory Citizen Council which will collect public knowledge, wishes, and contributions. In the event it were necessary for the timely technical assistance in the execution of government, it shall be contracted with approval by the citizen council. The contract will be by project and service, with a wage limit equal to that of our public offices and with authorization of the citizen council that may put forth possible names or selection criteria.
  7. Increase the number of municipal services provided electronically.

2.2 ECONOMY, EMPLOYMENT AND AGRICULTURE

City halls have been progressively converted into a sort of local administrative agency rather than a democratic institution. This has produced economic development linked to real estate interests, irrational and uncontrolled growth and promotion of the privatization of services, overambitious projects and the favoring of large commercial centers. And, it is precisely in this framework where corruption found fertile ground. In addition, this development of corruption has helped turn the debt into an oppressive instrument, depriving the municipal government of fundamental resources needed for its well-being. As a result, there are around 7,000 registered unemployed individuals, which is a real social tragedy. From this initiative, we believe that every municipal government must use their economic resources to meet social needs and promote sustainable, fair, humane development with respect for the environment. We want to defend small business, cooperatives, dignified employment and public management of basic needs of the municipality. City Halls cannot operate as investment firms, but rather as places to serve society. We need another way to look at the municipal economy. These are basic measures to achieve it:

  1. Perform a Citizen Audit of the Municipal Debt.
  2. Promote a Municipal Employment Plan to reduce unemployment and absorb the effects of the economic crisis.
  3. Perform a Public Audit, accounting, administrative and asset, to know the actual state of city hall.
  4. Defend cooperatives, the self-employed and small businesses.
  5. Develop a plan to stimulate local demand. Buying locally within the municipality creates quality employment.
  6. Promote progressive municipalization of basic services. In the meantime, maintain constant control of current privatized municipal services.
  7. Public tenders promoting social economy and ecological businesses and cooperatives.
  8. Progressively breaking relations between city hall and traditional banks and replacing them with the ethical bank.
  9. Increase the value of and strengthen city hall human resources. To do this, a List of Jobs (RPT) will be approved that optimizes and organizes the work force in city hall,  making this part of the social change project.
  10. Change the priority of municipal taxes. The prosecuting authorities of city hall must be governed by progressive, social justice and environmental principles. This means penalizing housing speculation by financial institutions, and demanding responsibility from those benefiting from highly polluting or potentially harmful activities. Equally, municipal taxes must benefit the economic operations of small businesses, the self-employed and cooperatives.
  11. Eliminate and review of economic and tax privileges – such as IBI exemptions and other other municipal taxes, subsidies, etc. – that are not based on the promotion of social justice and environmental criteria.
  12. Promote forms of solidarity and alternative economies.
  13. Create a “Farmer’s Market” (“Mercado de la Tierra”). This would consist of an aesthetic and culturally attractive market, with leisure and entertainment that promotes only local products from local producers, so that the consumption of local products is encouraged. This initiative will be developed as a complement to existing traditional markets in Orihuela.
  14. Develop a voluntary census of local producers making known what each of them produce and how they produce it (ecologically, etc.), so that with this information, the municipal government may promote campaigns in defense of them and facilitate access to markets and demand niches which stimulate local production and the economy.
  15. Stimulate traditional markets, through musical performances, fiestas, and other sociocultural initiatives to increase demand and attendance in this fundamental sector. Our markets must be attractive to the people of Orihuela and its surrounding areas and be something other than a place for purchasing- a space for interaction and enjoyment.
  16. Facilitate and promote the attainment of destination of origin for key products from our area.
  17. Stimulate the short cycles in the economy. City Hall will drive mechanisms and training to promote direct business relations between producer and consumer, stimulate cooperatives and marketing means that favor short channel distribution, all in order to protect small farmers and the gardens and orchards of our municipality.

2.3 URBANISMO, ESPACIO y VIVIENDA

Hasta hoy, nuestra ciudad se ha desarrollado de espaldas a las necesidades sociales. Nuestro espacio ha estado moldeado por intereses ajenos a la ciudadanía. En contraposición, queremos una ciudad con un sistema de movilidad sostenible y accesible. Donde se respete y reconozca el enorme valor cultural de nuestro patrimonio urbanístico, arqueológico y arquitectónico, donde se defienda nuestro entorno natural y su diversidad como seña de identidad.  Queremos apostar por un desarrollo urbano sostenible y contenido dentro los límites de lo construido. Y todo ello valiéndonos de la participación ciudadana como herramienta para conocer la realidad de nuestro territorio. Para que ello sea posible, estas son las medidas básicas sobre las que proponemos avanzar:

  1. Promoción de la participación real de la ciudadanía en los planes y procesos urbanísticos, que deben ser transparentes y comprensibles.
  2. Establecimiento de nuevos mecanismos y canales directos de comunicación entre los barrios y el Ayuntamiento que permitan, por una parte, resolver de forma eficiente problemas urbanos puntuales y por otra, valorar iniciativas y propuestas ciudadanas para la ciudad.
  3. Elaboración de un Plan de Movilidad  que mejore de la calidad del espacio público para facilitar los recorridos peatonales e intensificar el uso de la calle como lugar de relación y que, además, aborde la falta de transporte público.
  4. Elaboración de un Plan de Accesibilidad que permita la igualdad en el uso del espacio público, independientemente de la diversidad funcional del individuo.
  5. Priorización de la ocupación de terrenos urbanos frente a la urbanización de nuevos territorios.
  6. Priorización de  la rehabilitación de edificios ya construidos frente a la construcción de nuevos inmuebles.
  7. Recuperación de espacios públicos allí donde sea posible revertir procesos no exitosos de transformación urbanística.
  8. Con la consciencia de los límites en las competencias del ayuntamiento, adquirir un compromiso político con el drama social de los desahucios y la gente y organizaciones que luchan contra este grave problema. Queremos trabajar para que Orihuela no tenga casas sin gente ni gente sin casas.
  9. Ordenar a la policía local la abstención de participar o facilitar cualquier desahucio promovido por una institución financiera.
  10. Implicar a la policía local en el control de las construcciones ilegales.
  11. Elaboración de un Plan arqueológico que detenga el expolio y apueste por la rehabilitación, que inicie un mapa veraz del pasado de la Vega Baja del Segura.

2.4. ORIHUELA COSTA

La Costa no es sólo un lugar de vacaciones y destino turístico para extranjeros y nacionales, sino que es una comunidad asentada donde hay cada día mayor número de residentes que necesitan tener infraestructuras, gestiones y servicios en igualdad de condiciones con Orihuela ciudad y sus pedanías. Las infraestructuras de la zona  se realizaron sin un plan general urbanístico y sin una visión global del litoral,  por lo que debería haber un nuevo estudio para sentar las bases de su desarrollo y mejorar en la medida posible las carencias actuales. Tenemos problemas con el alcantarillado,  vertederos, saneamientos zonas de paseo… Existe además un grave problema de comunicación, ya que carecemos de una red de transportes que permita conectar de manera estable y accesible el interior con el litoral. A todo ello se suma la indignidad de los barracones en los que se educa nuestra juventud que, junto a la gestión privada y de precios excluyentes de los espacios deportivos, provoca graves carencias en ocio, deporte y educación. En definitiva, en Orihuela Costa encontramos un escenario de desarrollo fallido y ajeno a las necesidades de los residentes con el añadido de haber sufrido un abandono político histórico en la gestión del ayuntamiento. Para corregir esta situación es preciso contar con los propios residentes de la Costa, creando cauces de participación y decisión que les permitan trasladar sus necesidades y participar en la gestión de sus recursos. Nadie mejor que los habitantes de la costa conoce los problemas que les asfixian y requieren solución.  Estas son las líneas de avance que proponemos:

  1. Elaborar un Plan  de Transporte tanto entre la Costa y el resto de núcleos de Orihuela como dentro la propia Costa.
  2. Crear un mecanismo de Participación y Comunicación para que los residentes de Orihuela Costa puedan intervenir fácil y directamente en la gestión de los recursos y necesidades.
  3. Avanzar, como en el resto de la ciudad, en la municipalización y gestión pública de los servicios públicos, tales como el deporte.
  4. Abordar un plan de Sostenibilidad Medioambiental donde se solucionen los problemas con los vertederos, el saneamiento así como las recogidas de podas y basuras.
  5. Promover espacios de relación que faciliten la integración de los diferentes sectores nacionales y culturales en la comunidad y en los espacios de participación.
  6. Actualizar el censo de residentes para tener un conocimiento real sobre el terreno.
  7. Adquirir un compromiso político con el grave problema de la educación y la vivienda, dado que en Orihuela Costa, además de barracones, hay numerosas casas vacías.
  8. Contribuir a articular un nuevo modelo económico para Orihuela Costa  que promueva el pequeño comercio y el empleo integrado en la urbanización existente
  9. Exigir a la Conselleria de Educación una adecuada escolarización y la eliminación de barracones en la costa
  10. Exigir  a las instituciones pertinentes el cese del peaje en la AP7 a su paso por Orihuela Costa para facilitar la movilidad de sus residentes.

2.5 EDUCACIÓN y CULTURA

Orihuela es una ciudad educativa a todos los niveles. Colegios, institutos, centros de formación profesional, centros especiales y universidad son parte de nuestro entorno. Ahora bien, seguimos teniendo graves carencias tanto en infraestructuras como en contenidos y mecanismos educativos. La educación pública ha sido, además, una de las grandes víctimas del austericidio  implementado por los mercados, partidos dominantes e instituciones financieras. Somos conscientes, una vez más, de las limitaciones que la política municipal tiene en este área, pero podemos comprometernos con limitar los daños en este campo y generar espacios urbanos donde la educación se defienda como bien público y universal.

 

  1. Inclusión urgente de las necesidades educativas en el plan de movilidad, transporte y desarrollo urbano.
  2. Establecimiento de criterios de escolarización, en la confección del mapa escolar, que prioricen la inclusión escolar, en la educación obligatoria. Entre estos criterios debe encontrarse la distancia, de modo que ha de evitarse que, habiendo centro educativo cercano, el centro asignado sea otro alejado.
  3. Establecimiento de espacios y aulas de estudio atendidas, en colaboración con los centros educativos, y en su caso, con los movimientos asociativos locales, encaminados a garantizar la atención educativa fuera del horario escolar, que compense los desequilibrios socioeconómicos de las familias.
  4. Mediación escolar con familias en riesgo de exclusión. Los servicios sociales y los servicios educativos del ayuntamiento, en colaboración con asociaciones locales y con los centros educativos, establecerán un sistema de mediación con las familias con el  objeto de asegurar la escolarización. Asimismo, una intervención socio educativa es necesaria en algunas familias, para asegurar el apoyo adecuado de estas hacia la educación de sus hijos e hijas.
  5. Adquirir un compromiso político en la lucha contras los recortes en la educación pública, convirtiendo al ayuntamiento en espacio político e institucional de defensa de este derecho.
  6. El deporte y educación física son parte de la educación. Hemos de reimpulsar el deporte escolar, ayudándolo desde el ayuntamiento para que tenga las infraestructuras y recursos necesarios.
  7. Reducción de precios para estudiantes en el marco de acuerdos con el tejido comercial para facilitar el incremento de la demanda y el acceso a los recursos por parte de la población estudiantil,  lo que además fomenta el consumo en el pequeño comercio oriolano.

 

La cultura es un elemento fundamental, derecho colectivo al desarrollo humano en todas sus facetas. Entendemos que la cultura no puede regirse como una mercancía, sino que debe nacer de las inquietudes de la ciudadanía oriolana y promover valores de respeto, igualdad, solidaridad, justicia social y democracia. Por ello, es necesario apostar por la creación colectiva de la cultura, pues ésta es el conjunto de expresiones artísticas y sociales que sirve para construir las identidades de los pueblos. La cultura crea identidad. Cultura de base. Entendemos pues, que la labor del ayuntamiento deberá constar de:

  1. Creación de una Mesa de la cultura, que, de forma participativa, comparta preocupaciones, inquietudes, diagnósticos y soluciones con otros agentes culturales o asociaciones.
  2. Abordar un plan de Infraestructuras Culturales para corregir las necesidades de diferentes sectores: desde locales de ensayo, hasta espacios de pintura.
  3. Recuperar la memoria histórica en general así como la figura de Miguel Hernández en particular, no como mero producto turístico sino como valor cultural e histórico y seña de identidad oriolana. Para ello se deberán promover acuerdos con las asociaciones dedicadas a su obra así como implicar al ayuntamiento en la recuperación de la memoria histórica.
  4. Creación de proyectos que relacionen la interculturalidad de los barrios con el fin de mejorar la relación centro-extrarradio (Orihuela centro-barrios) y las relaciones sociales dentro de los mismos.

2.6 DEPORTE

El deporte constituye un valor central de cualquier sociedad. A través de él se transmiten valores, desarrollan las personas y adquieren nuevos hábitos de vida. Pese a la dimensión mercantil y empresarial que predomina en el deporte de élite, pensamos que en los municipios éste no puede ser un negocio. Además, en Orihuela las necesidades deportivas se encuentran con dos obstáculos fundamentales, la carencia de infraestructuras públicas en buenas condiciones y el deficiente servicio que presta la Concejalía de Deportes. Para ello, proponemos:

 

  1. Impulsar una política deportiva que tenga por objeto el fomento del deporte de base a través de las Escuelas Deportivas Municipales y del deporte para todos, política que debe concretarse desde la gestión pública. Estableceremos la gratuidad de las matrículas de los niños y niñas inscritas en las diferentes Escuelas Municipales. Rechazo de la actual política deportiva municipal centrada en promover actividades deportivas de elite sin ningún interés social y muy gravosas para la economía municipal
  2. Impulsar un plan de estado y necesidad de las infraestructuras deportivas así como del transporte hacia las mismas para valorar la rehabilitación, proyección o cambios en dichas infraestructuras, siempre sobre las bases de avanzar hacia la gestión pública, la gratuidad del servicio deportivo y la accesibilidad a todos los sectores sociales.
  3. Establecer un plan gestionado desde la administración que dé continuidad a la vida deportiva de los jóvenes que, habiendo terminado el ciclo juvenil en las escuelas deportivas municipales, deseen seguir practicándolo en categoría senior.
  4. Elaborar un plan de choque que tenga como finalidad la desaparición de los hábitos sexistas en el deporte. Fomento, desde las escuelas deportivas municipales, de la formación de equipos mixtos.
  5. Fomentar programas específicos para sectores o colectivos con problemas especiales: problemas de discapacidades físicas, psíquicas y sensoriales.
  6. Abrir y fortalecer el contacto institucional tanto con deportistas y monitores para conocer la problemática del deporte en sus lugares de entrenamiento como con las distintas federaciones para intermediar en el caso de que sea necesario mejorar la actividad de  clubes y deportistas municipales.
  7. Elaborar un plan de uso y rentabilización de las instalaciones deportivas de los centros de enseñanza públicos en horas no lectivas. Dicho plan estará dotado por la Concejalía de Deportes del personal adecuado.

2.7 MEDIO AMBIENTE

Vivimos en un municipio grande en extensión y en riqueza natural. Nuestro entorno es patrimonio de la ciudadanía, la casa de tod@s, y el elemento cuya calidad determina en buena parte nuestra calidad de vida. La complejidad de este escenario nos obliga a desarrollar un plan de gestión y protección medioambiental ambicioso que incluiría las siguientes líneas generales:

  1. Llevar a cabo campañas de sensibilización y concienciación;  educación, divulgación y formación ambiental.
  2. Transformar el modelo de movilidad del municipio a otro más sostenible y no-contaminante. Ello incluye modificaciones en el Parque Móvil Municipal como la sustitución progresiva de maquinaria y vehículos a otros eléctricos o híbridos. El establecimiento mediante inversión -cuando sea posible- o colaboración con la industria automovilística nacional, de infraestructuras de recarga que sumadas a incentivos municipales fomenten el uso del vehículo eléctrico.
  3. Conservación de especies y espacios terrestres y marinos.
  4. Transformar el modelo de gestión de residuos (estudio, implantación, y desarrollo de nuevos sistemas de gestión basados, por ejemplo en la separación en origen de la fracción orgánica de la inorgánica de los residuos a fin de asegurar la producción de un compost de calidad o en sistemas de recogida “puerta a puerta” ).
  5. Elaboración de un Plan de reducción de la contaminación (del aire, del agua, acústica), etc.
  6. Promoción de la implantación de los sistemas de gestión ambiental tanto en la iniciativa privada como en la administración pública.
  7. Coordinación, o asunción de la gestión -si procede- de la protección animal y cuidado de parques y jardines por parte de Medio Ambiente, partiendo del reconocimiento de los derechos y bienestar de los animales.
  8. Creación de un ecoparque.
  9. Localización y sanción de vertederos ilegales.
  10. Plantear la separación en origen de la fracción orgánica de la inorgánica de los residuos a fin de asegurar la producción de un compost de calidad para su uso en explotaciones agrícolas, en zonas verdes urbanas o en la recuperación de suelos degradados. Para ello es necesario actuar en un doble sentido: con activas campañas de educación ciudadana (charlas en barrios y pedanías, en escuelas, en empresas, etc; edición de material informativo, utilización de los medios de comunicación,…) y con la dotación de las infraestructuras necesarias (instalación de contenedores selectivos).
  11. Racionalización económica y ambiental de la recogida de residuos. En el marco de esta medida se elaborarán proyectos piloto de recogida “puerta a puerta”.
  12. Elaborar una nueva ordenanza municipal que recoja los derechos y obligaciones de tenencia, protección y bienestar animal desde una óptica  multidisciplinar y participativa. Entendemos que los derechos animales no han de colisionar con el bienestar social y ello debe recogerse como resultado del debate participativo entre asociaciones y colectivos animalistas, así como vecinos, personal sanitario y el propio gobierno municipal.
  13. Sustituir la comercializadora de energía eléctrica tradicional por otra sólo de renovables, implantación y uso en edificios públicos de las energías renovables, y fomento de la cultura del autoconsumo eléctrico basado en renovables.
  14. Implementar las medidas de ahorro energético corrigiendo los problemas detectados en la auditoría energética
  15. Fomentar la rehabilitación de viviendas atendiendo a criterios de sostenibilidad y ahorro energético.
  16. Promover la creación de una sección de la Policía Local dedicada a la protección medioambiental, protección de flora y fauna salvaje, y protección de los derechos de animales domésticos

2.8 GÉNERO y SEXUALIDAD

Queremos una ciudad implicada en la lucha por la igualdad y la ruptura de las relaciones de dominación de género. Las mujeres de nuestra ciudad siguen sufriendo exclusión a muchos niveles, como demuestra, entre otras cosas, el balance del año 2014, con una mujer asesinada; incremento de  las personas que acuden en busca de protección; o los 140 atendidos este año  por el SMAVIG,  de los que 80  tienen orden de protección. Además hay que tener muy en cuenta que  la mayor parte de estas mujeres son dependientes económicamente. Por tanto, para acabar con la violencia, debemos abordar la cuestión  de la igualdad y justicia económica.

Pero no sólo eso, en la cotidianeidad, se construyen roles  y relaciones de género  que limitan el potencial de desarrollo humano y el establecimiento de relaciones de verdadera igualdad. Dado que las personas nos construimos en nuestros entornos más cercanos, es preciso luchar por una ciudad implicada en las reivindicaciones del feminismo así como el derecho a la diversidad sexual. Queremos, en definitiva, una ciudad comprometida con el derecho la diversidad sexual sostenido sobre las relaciones de igualdad social. Las medidas en esta dirección son:

  1. Incluir criterios de igualdad de género en los contratos públicos.
  2. Fortalecer la mesa de igualdad y sus iniciativas.
  3. Nos comprometemos a organizar una formación real e íntegra en materia de igualdad para todo tipo de público, pues es necesaria en todos los ámbitos sociales
  4. Crear una concejalía de igualdad, que incluirá razones de género, raza o diversidad funcional,
  5. Promover  un observatorio contra la violencia machista.
  6. Incentivar, en concursos y oposiciones municipales, la formación en materia de igualdad, que el ayuntamiento se hará responsable de ofertar.
  7. Incluir en el ejercicio de gobierno la perspectiva de género.
  8. Aplicar la Carta Europea para la Igualdad de mujeres y hombres en la vida local.
  9. Promover un  Plan Local de Igualdad aprobado por Pleno, previa consulta ciudadana y a las ONG de mujeres, con calendario y recursos políticos, humanos y materiales apropiados, con difusión y evaluación regular y pública de su aplicación.
  10. Controlar, inspeccionar y, en caso necesario, denunciar aquellos lugares donde conste pueda ejercerse la prostitución.
  11. Realizar campañas denunciando la extrema violencia que sufren las prostitutas por parte de proxenetas y clientes.

2.9 SALUD

El derecho a la salud no consiste únicamente en el derecho a acceder a una infraestructura sanitaria digna y gratuita, sino también en el derecho a habitar un entorno saludable, cuyo desarrollo, organización y forma de vida sea compatible con el bienestar y nuestra salud psicofísica. Por ello, pese a que muchas competencias relacionadas con la sanidad son ajenas al poder municipal, no podemos negar la capacidad y obligación de nuestros ayuntamientos de velar por la salud de sus habitantes en todos los elementos en que sí actúa, como el urbanismo, la protección ambiental, las ordenanzas que regulan actividades potencialmente perjudiciales para la salud, la promoción de valores saludables,  o la prevención. En el actual contexto de crisis, el proyecto neoliberal predominante ha provocado un deterioro de la salud pública en tanto se han deteriorado las condiciones laborales, sociales y ambientales de gran parte de la población. Además, los recortes sociales han sido especialmente duros con el sector sanitario. Hemos asistido a una progresiva privatización de la sanidad; el deterioro de sus profesionales así como el abandono de gran parte de la población que se encuentra en estado de vulnerabilidad.

Actualmente, nuestra ciudad padece un grave problema sanitario. Por un lado, un hospital comarcal con un déficit histórico en su gestión y recursos, incapaz de satisfacer las necesidades sanitarias de la población que a él acude. Por otro, el secular problema del centro de salud del Rabaloche, cuya  construcción ha sido bloqueada por gobiernos autonómicos y para la que es preciso que el ayuntamiento se implique en la lucha vecinal y ciudadana frente a quienes han negado el derecho a la salud de las oriolanas y oriolanos.

Necesitamos una ciudad saludable que prevenga, dentro de sus posibilidades, la aparición de  problemas sanitarios y facilite, cuando estos sucedan, su tratamiento. Para ello, proponemos estas medidas:

  1. Controlar y regular, en base a las competencias municipales, las actividades económicas claramente dañinas para la salud anteponiendo siempre el derecho a la vida por encima del derecho al enriquecimiento.
  2. Implicar al ayuntamiento en la lucha política en favor de una sanidad pública, universal y gratuita. Poniendo el poder institucional al servicio de los movimientos sociales, colectivos y sectores que reivindican este derecho básico.
  3. Facilitar el espacio y recursos posibles para la construcción del centro de salud del Rabaloche.
  4. Promover una alianza intermunicipal, así como un frente con movimientos ecologistas y otras asociaciones para abordar el problema del Río Segura, cuya solución requiere de la implicación de numerosas entidades, colectivos e instituciones.
  5. Desarrollar métodos de detección y reducción  de diferentes formas de contaminación (acústica, lumínica, ambiental…)
  6. Facilitar iniciativas, proyectos, colectivos o asociaciones que en sus objetivos incluyan la salud preventiva.

2.10 PEDANÍAS

La historia de nuestra región ha conformado una peculiar forma y distribución geográfica de la población oriolana. De las más de 80.000 personas que habitan nuestro municipio, algo más del 70% se encuentra ubicada entre el núcleo histórico de Orihuela y Orihuela-Costa en el litoral, con más de 30.000 habitantes cada una de ellas. Mientras tanto, el resto de la población se divide en hasta 22 pedanías o partidas rurales de diversas características. Desde pequeños núcleos muy próximos al casco urbano como Los Huertos o el Molino de la Ciudad; hasta poblaciones mucho mayores que van desde una distancia media, como Arneva, hasta otras como San Bartolomé o La Murada con más de 2.000 y 3.000 habitantes respectivamente y situadas a varios kilómetros del centro de Orihuela. Además, no podemos obviar que hasta un 40% de la población de Orihuela es extranjera, siendo la mayoría de origen británico.

Esta diversidad cultural y demográfica debería ser una fuente de riqueza y patrimonio común que hiciera de nuestra ciudad un lugar mejor. Por desgracia, el desarrollo urbano al servicio de intereses financieros e inmobiliarios así como la economía de destrucción de los servicios públicos, deterioro de la huerta y daño a los espacios tradicionales ha provocado que las pedanías se vean doblemente perjudicadas. Además de los problemas que aquejan a cualquier persona de Orihuela, quienes habitan las pedanías se ven agraviados por la falta de servicios, transportes, recursos y, sobre todo, reconocimiento de su importancia en la realidad política de Orihuela. Orihuela debe ser un organismo integrado, donde la costa, el entorno urbano, huerta y pedanías conformen un todo sostenible e interrelacionado que se enriquezca mutuamente. Además en Cambiemos Orihuela reivindicamos el derecho de los pedáneos a arraigar en su tierra, a trabajar en su entorno sin exiliarse, así como a mantener las formas de vida con que se sienten identificados. Pero para ello, es urgente implementar una serie de medidas políticas que reconozcan el derecho a vivir de forma diferente, pero teniendo una igualdad de derecho y acceso a los recursos municipales:

  1. Elaborar un diagnóstico de las carencias y Plan de Infraestructuras en nuestras pedanías. Lugares como San Bartolomé tienen graves déficits tanto en espacios  de ocio infantil como en derechos sociales, con falta de ubicación apropiada para el dispensario médico.
  2. Situar las necesidades de movilidad de las pedanías en el centro del Plan de Transporte y Movilidad Urbana. Ciertos lugares de nuestro municipio sufren una gran desconexión o incluso un grave perjuicio respecto a las comunicaciones existentes, como el caso del Raiguero de Bonanza, cuyo núcleo es atravesado que genera molestias y riesgos significativos.
  3. Además, nuestras pedanías sufren doblemente el deterioro de nuestro entorno natural y agrícola dado que dependen mucho más de los mismos. Este es el caso de La Murada, cuyos vecinos sufren un atentado contra su salud como resultado de la corrupción y negocio privado con los residuos. Hemos de iniciar una política de reactivación del sector agrícola, de los mercados tradicionales y de protección del entorno natural.
  4. En el marco de la transformación democrática, proponemos que, además de llevarse a cabo una modificación y elección democrática de la figura del “alcalde pedáneo”, sean además los propios vecinos de las pedanías quienes deciden cómo gestionar los recursos que tengan presupuestados.

Esta entrada también está disponible en: Spanish